En Atánquez, Valledupar, se desarrolló el Quinto Congreso del Pueblo Kankuamo para sentar las bases y los mandatos que regirán el destino institucional, tradicional, político, social y económico del Pueblo Indígena kankuamo, además de consolidar ‘La Unidad para la paz’. Para ello, más de 600 personas provenientes de 15 comunidades se dieron cita del 16 al 20 de diciembre.  

La máxima Asamblea del Pueblo Indígena Kankuamo hace parte de las acciones conjuntas del convenio del programa Juntanza Étnica de USAID y ACDI/VOCA con el Consejo Territorial de Cabildos Indígenas (CTC).  

Después de cinco jornadas de intenso trabajo, debates y análisis, el Quinto Congreso del Pueblo Indígena Kankuamo, bajo la orientación de Mayoras, Mayores, población Kankuama residente en el territorio con sus delegaciones, así como los kankuamos que perviven en asentamientos ubicados en ciudades como Bogotá, Barranquilla, Santa Marta, Cartagena, Riohacha y Valledupar definieron las líneas para consolidar la unidad para la paz.  

En el congreso también se realizó un homenaje a los fundadores de la Organización Indígena Kankuama – OIK. Evento al que dio apertura el Cabildo Gobernador, Adalberto Romero, quien subrayó la importancia histórica para el Pueblo Kankuamo del nacimiento de la Organización en mayo de 1993.  

Invitados y visitantes pudieron disfrutar la presentación de la Escuela Musical de la comunidad de Los Haticos y de la Escuela de Música del Pueblo Kankuamo, semillero donde hay más de 200 niños y niñas en proceso de formación musical. También contaron con la participación del grupo de la Dinastía Torres de la comunidad de Guatapurí.  

Start typing and press Enter to search